El Papa envía un mensaje a los Ordinarios militares de Europa

“La profesión militar muestra su nobleza y necesidad sobre todo cuando se pone al servicio de buenas causas como buscar la paz, el respeto del derecho, la protección de los pobres y de los débiles, la oposición a quienes quieren la guerra”. En nombre del Papa Francisco, así escribe el Cardenal Parolin, Secretario de Estado, en una carta dirigida a los ordinarios militares de Europa, que celebran en París el IV Convenio Europeo, sobre el tema “Identidad y misión de los Ordinariatos militares y su función a favor de la paz” (la traducción es nuestra).
“El soldado –sigue la carta– es llamado a vivir auténticamente su vocación cristiana en manera muy particular, hasta el don generoso de la propia vida por el servicio de Dios y de los hermanos, en estrecha unión con Cristo muerto y resucitado”.
“El Santo Padre –escribe el Card. Parolin– desea de corazón que los fieles que abrazan generosamente esta forma de vida y este ideal, así como sus familias, sean confortados, sostenidos e iluminados por la Iglesia con el más grande cuidado, para que la convivencia frecuente con el peligro y la muerte se puedan conjugar con la fe y la esperanza, la agresividad con la templanza y la justicia, la enemistad con el amor y el perdón”.
El Convenio ha contado con la participación del Cardenal Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, de la que dependen circunscripciones como los ordinariatos militares y las prelaturas personales.