Libro litúrgico para los ordinariatos personales erigidos según la constitución apostólica «Anglicanorum coetibus»

[Italiano]

12 junio 2014 (L’Osservatore Romano)

La Constitución apostólica Anglicanorum coetibus (art. III) establece que «Sin excluir las celebraciones litúrgicas según el Rito Romano, el Ordinariato tiene la facultad de celebrar la Eucaristía y los demás sacramentos, la Liturgia de las Horas y las demás acciones litúrgicas según los libros litúrgicos propios de la tradición anglicana aprobados por la Santa Sede, con el objetivo de mantener vivas en el seno de la Iglesia católica las tradiciones espirituales, litúrgicas y pastorales de la Comunión anglicana, como don precioso para alimentar la fe de sus miembros y riqueza para compartir».

En abril de 2014 se ha publicado Divine Worship: Occasional Services, un único volumen publicado por la «Catholic Truth Society» (Londres), que contiene los ritos aprobados para el bautismo, el matrimonio y los funerales para los ordinariatos personales. Estos textos han sido preparados por la Comisión interdicasterial Anglicanae traditiones y aprobados por la Congregación para la doctrina de la fe y la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos.

La Santa Sede pone a disposición estos ritos para el enriquecimiento espiritual y la santificación de los fieles que proceden del mundo anglicano y entran en la plena comunión católica. De esta forma, la Iglesia pone de manifiesto de modo elocuente un principio fundamental del movimiento ecuménico: la unidad de la fe, que es el corazón de la comunión de la Iglesia, no requiere una rígida uniformidad litúrgica. Como afirma Steven Lopes en la noticia publicada en L’Osservatore Romano (la es traducción nuestra), «La anexión por parte de la Iglesia católica del patrimonio litúrgico anglicano, acto de por sí histórico, ofrece una reciprocidad de enriquecimiento que garantiza la autenticidad de la fe, reviste a nuestra expresión litúrgica con la indiscutible autoridad de esa fe, para gloria de Dios, fuente de comunión y fulcro de nuestro culto sacramental».

Otras noticias relacionadas
La Santa Sede aprueba textos litúrgicos específicos de los ordinariatos para antiguos anglicanos