Nemo est, 16 (es)

Sagrada Congregación para los Obispos, Instrucción sobre la pastoral de los emigrantes Nemo est, 22-VIII-1969, AAS 61 (1969) 614-643 [621-622]

(…)

Capítulo II

La Sagrada Congregación para los Obispos

16. § 1. Corresponde a la Congregación para los Obispos dirigir, proveer, coordinar y desarrollar todo cuanto se refiere a la asistencia espiritual de los fieles de rito latino dondequiera que emigren, consultando sin embargo a la Congregación para las Iglesias Orientales o a la Congregación para la Evangelización, si se trata de territorios sujetos a la una o a la otra, y sin que nada obste a los deberes y la autoridad del ordinario del lugar en lo que se refiere a la cura de las almas (30).

§ 2. De igual modo, corresponde a la Congregación para los Obispos promover dicha acción a favor de los emigrantes que pertenecen a los ritos orientales, de mutuo acuerdo, en este caso, con la Congregación para las Iglesias Orientales, cada vez que los fieles de dichos ritos se trasladen a territorios no sometidos a la misma Sagrada Congregación en los que falta un sacerdote del propio rito.

§ 3. De acuerdo con el Motu proprio Ecclesiae sanctae, la misma Congregación, oídas las Conferencias episcopales interesadas, o también a petición de una de ellas, para garantizar la asistencia espiritual a determinados grupos sociales particularmente numerosos, «puede erigir prelaturas que consten de sacerdotes del clero secular, dotados de una formación especial; dichas prelaturas están gobernadas por un Prelado propio y gozan de estatutos propios» (31).

§ 4. A la misma Congregación para los Obispos, a la que están anejas, según las normas de la Constitución Apostólica Regimini Ecclesiae universae,los Consejos y Secretariados de las migraciones, de las obras para el Apostolado del Mar, del Aire y de los Nómadas (32), se atribuyen las mismas competencias descritas en el § 1 a favor de cuantos se engloban en las citadas obras para el Apostolado del Mar, del Aire y de los Nómadas (33).

§ 5. Con motivo de su fin específico, a la misma Sagrada Congregación están sometidos los Institutos religiosos fundados con el fin de proporcionar asistencia espiritual a los emigrantes. Por tal motivo, tiene legítima competencia sobre los miembros de estos institutos sólo en cuanto que capellanes o misioneros de los emigrantes, sea individualmente que en conjunto, quedando a salvo el derecho de la Congregación para los religiosos y los institutos seculares en lo que se refiere a la observancia de su vida religiosa.

§ 6. Siguiendo el espíritu del Concilio Vaticano II, la Congregación para los Obispos, junto con los Secretariados para la Unión de los Cristianos, para los No Cristianos y para los No Creyentes, cuidará de tomar parte en las iniciativas comunes que sean consideradas ventajosas para un grupo migratorio sea cual sea su fe.

_______________

 

30.- Cfr. Decr. de past. Episcop. munere in Ecclesia Christus Dominus, n. 18.

31.- Motu proprio Ecclesiae Sanctae, I, n. 4.

32.- Cfr. art. 52.

33.- La misma Const. Apost. Regimini Ecclesiae universae (art. 69, Iº) atribuye competencia a la Congregación para el Clero en las cuestiones que se refieren a los viajes emprendidos para el descanso (turismo), aunque el mismo Capellán o Misionero de los emigrantes puede proporcionar asistencia espiritual al viajero si permanece o está de paso en el territorio que le ha sido asignado.