Orientaciones para una Pastoral de los Gitanos

Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, Orientaciones para una Pastoral de los Gitanos, 8-XII-2005, People on the move 38, suppl. 100 (2006) 229-278

(…)
88.      Las dimensiones del “fenómeno gitano”, y sus peculiaridades, no siempre facilitan una respuesta pastoral eficaz centrada exclusivamente en la figura de la “Capellanía” diocesana o interdiocesana. Se podría buscar –en el ámbito de las estructuras pastorales previstas en la legislación y en la praxis de la Iglesia– una solución general, duradera, más segura y con adecuados márgenes de autonomía, siempre en armoniosa convergencia con las Autoridades eclesiales locales[13].

[13] Cf. Concilio Ecuménico Vaticano II, Decreto sobre el ministerio y vida de los presbíteros Presbyterorum Ordinis (7 de diciembre, 1965), n. 10: AAS LVIII (1966), 1007-1008 y Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia Ad Gentes (7 de diciembre, 1965) n. 20, nota 4: AAS LVIII (1966), 971 y n. 27, nota 28: ibidem 979. Por analogía véase Juan Pablo II, Exhortación Apostólica post-sinodal Ecclesia in America (6 de noviembre, 1999) n. 65, nota 237: AAS XCI (1999), 800 y Exhortación Apostólica post-sinodal Ecclesia in Europa (28 de junio, 2003) n. 103, nota 106: AAS XCV (2003), 707. Cf. CIC can. 294-297.

Full Text:
http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/migrants/pom2006_100-suppl/rc_pc_migrants_pom100-suppl_orientamenti-sp.html#_ftn4