Varias parroquias se incorporan al Ordinariato personal de la Cátedra de San Pedro (U.S.A.)

[Italiano] [English]

El pasado 16 de septiembre, la Cathedral of the Incarnation en Orlando (Florida), de la Anglican Church of America, pasó a ser la parroquia católica de la Encarnación en el Ordinariato personal de la Cátedra de San Pedro. Con ésta, son ya unas veinte antiguas parroquias o congregaciones anglicanas (episcopalianas) que pasan a formar parte de la Iglesia Católica en Estados Unidos bajo la jurisdicción del ordinariato personal de la Cátedra de San Pedro erigido el 1 de enero de 2012.

Por otro lado, también ese mismo domingo, la St. Mary the Virgin Catholic Parish en Arlington, Texas, anunció que entraría a formar parte del Ordinariato. Esta parroquia es una de las siete parroquias creadas bajo la Pastoral Provision. Desde 1994 forma parte de la diócesis católica de Forth Worth (Texas) y cambiará de jurisdicción al entrar en el ordinariato.

Lo interesante de este hecho es que sus 400 fieles –ya católicos– comenzarán ahora el proceso para incorporarse al ordinariato. La Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus (AC) prevé que para ser miembro del ordinariato se cumplan algunas condiciones: proceder del anglicanismo (AC arts. I §4 y IX), recibir alguno de los sacramentos de iniciación en la jurisdicción del ordinariato (AC art. I §4) o ser «miembro de una familia» que pertenece al ordinariato.

Los 400 fieles que ahora se incorporarán al ordinariato llevan años viviendo según el Uso Anglicano y han mostrado cómo preservarlo. Aunque, en algunos casos, su paso al Ordinariato suponga una interpretación extensiva de los criterios mencionados, parece que se procederá de ese modo y, como señala Mons. Steenson, Ordinario de la Cátedra de San Pedro, en la carta que ha enviado a los fieles de la parroquia, todos serán bienvenidos en el ordinariato.

El hasta ahora obispo de la diócesis de Forth Worth, Mons. Kevin Vann, recientemente trasladado a la diócesis de Orange, es además el delegado de la Santa Sede para la Pastoral Provision y ha apoyado el proceso. No está claro aún si, fuera de los casos mencionados en Anglicanorum coetibus, es posible que otros fieles católicos pasen a la jurisdicción del ordinariato y, con qué condiciones: permiso del obispo de su diócesis, dispensa concedida por la Santa Sede, etc.